INRPAC Instituto Nacional de Rehabilitación Pedro Aguirre Cerda

Inicio > Rehabilitación en Línea
+ - - -

Jueves 02 de junio

Escrito el 2 de Junio de 2016 en Rehabilitación en Línea.

En esta ocasión desarrollaremos un especial exclusivo para el “cuidador”.Hoy será el primer capítulo, el cual describirá el “Rol del cuidador”.

¿CUIDAR… DE QUÉ SE TRATA?

Al abordar este tema surgen numerosas y variadas cuestiones, relacionadas con quiénes
son estas personas, cómo influye la situación de cuidado en sus vidas, qué necesidades
concretas tienen, cómo se le puede ayudar a satisfacerlas, etc. La experiencia de cada
cuidador es única, ya que son muchos los aspectos que hacen que esta experiencia difiera
de cuidador a cuidador. El por qué se cuida, a quién, la relación previa con la persona
cuidada, la causa y el grado de la dependencia de la persona en situación de discapacidad,
las exigencias que se marquen los cuidadores, etc., son algunos de esos aspectos.


CUIDAR ES TOMAR EN CUENTA…

El tipo de ayuda que requiere la persona: según su edad.
Tiempo de dedicación.
Capacidad de pedir ayuda de la familia, específicamente, del cuidador principal.
Tener presente que debe destinar tiempo libre para uno mismo, es decir, realizar
actividades estimulantes y gratificantes por parte del cuidador.
Que ningún caso es igual a otro.
Cómo organizar el cuidado diario.
Historia familiar: relación tanto con la persona que requiere ayuda
como con la familia.
Satisfacción personal por el desempeño del cuidado.
Sentido de la vida: positivo o negativo.

¿CUÁLES SON LAS TAREAS FRECUENTES DE LOS CUIDADORES?

Ayuda para el transporte fuera del domicilio (por ejemplo, acompañarle al médico).
Ayuda para el desplazamiento en el interior del domicilio.
Ayuda para la higiene personal (peinarse, bañarse, etc.).
Supervisión en la toma de medicamentos.
Colaboración en tareas de enfermería.
Resolver situaciones conflictivas derivadas del cuidado (por ejemplo, cuando se
comporta de forma agitada).
Ayuda para la comunicación con los demás cuando existen dificultades para
expresarse.
Hacer muchas “pequeñas cosas” (por ejemplo, llevarle un vaso de agua, acercar la
radio, etc.).
Buscar la mejor forma de interactuar, pues quizás no presenta lenguaje verbal, sin
embargo, existen otras formas de comunicación, gestos, miradas, etc.

LOS CUIDADORES QUE SÍ PONEN LÍMITES AL CUIDADO
PIENSAN COSAS COMO LAS SIGUIENTES

“hay tareas que él puede hacer solo, es mejor no ayudarle”
“me gustaría poder ayudarle lo mejor posible” (y no piensan “tengo que…”)
“puedo pedir a mi hermano que me ayude por las mañanas”

LOS CUIDADORES QUE NO PONEN LÍMITES AL CUIDADO
PIENSAN COSAS COMO LAS SIGUIENTES

“Para ayudar bien debo satisfacer todas sus demandas”
“Debo ayudarlo en todo”
“¿Cómo voy a decirle que no? Si estoy, para ayudarlo”
“Solo yo sé cómo hay que cuidarlo”
“Sólo quiere que lo cuide yo”
“Ellos (otros familiares) deberían saber que necesito ayuda”, “debería salir de ellos”

CUIDADOR… ¿CUÁNDO PONER LÍMITES?

Cuando la persona que recibe los cuidados…..
Culpa reiteradamente al cuidador por equivocaciones involuntarias.
Llama la atención para captar más dedicación.
Hace reproches a los cuidadores cuando estos ponen límites razonables
a sus peticiones.
Culpa a otros de problemas causados por ellos.
Rechaza ayudas que facilitarían las tareas de cuidado (silla de ruedas, etc.)
Pide más ayuda de la necesaria.

… ENTONCES ES NECESARIO PONER LÍMITES AL CUIDADO

Informaciones

Instituto Nacional de Rehabilitación Pedro Aguirre Cerda

Av. José Arrieta 5969, Peñalolén. Santiago, Chile. Servicio de Salud Metropolitano Oriente

Teléfonos

(+56 2) 25754350 / 25754358